Vuelta al cole en la «nueva irresponsabilidad»

Finalizó el curso escolar 2019-2020 y entramos en la «nueva normalidad», continuando nuestras visitas a centros educativos de Andalucía para llevar nuestro servicio de asesoría técnica en materia de Autoprotección y Emergencias.

Mientras continuamos con nuestros trabajos de supervisión de los Planes de Autoprotección, detectamos una alarmante situación de preocupación en el seno de la comunidad educativa, y no es para menos.

Inmersos ya en el mes de julio, a la fecha de esta publicación, los centros educativos andaluces no disponen de unas instrucciones claras y definitivas desde la administración educativa para saber cómo deben organizarse en el inicio del próximo curso, con el objeto de prevenir el contagio del COVID-19 en el ámbito educativo. El panorama a fecha de hoy está así:

  • El Gobierno de España (Mº Sanidad y Mº Educación) publica a finales de junio el documento de MEDIDAS DE PREVENCIÓN, HIGIENE Y PROMOCIÓN DE LA SALUD FRENTE A COVID-19 PARA CENTROS EDUCATIVOS EN EL CURSO 2020-2021.
  • Pocos días después la Viceconsejería de Educación de la Junta de Andalucía difunde un borrador con Instrucciones relativas a la organización de los centros docentes para el curso escolar 2020/2021, apoyado en las «Medidas de Prevención, Protección, Vigilancia y Promoción de Salud. COVID-19», publicadas desde la Dirección General de Salud Pública y Familias (Consejería Salud y Familias de la Junta de Andalucía), en adelante documento de medidas.

Equipo COVID-19: Actuación ante sospecha y/o confirmación de casos.

Llama la atención, entre muchas otras, la exigencia recogida en este documento de medidas relativa al deber de constituir un «Equipo COVID-19» para elaborar un Plan de Actuación específico de cada centro, y que pasaría a formar parte como anexo del «Plan de autoprotección del centro».

¿Es un plan del ámbito de la PRL?¿O es competencia del ámbito de la Autoprotección? 

Para la primera cuestión, existen los gabinetes provinciales de Riesgos Laborales, más la externalización que este curso la Consejería de Educación puso en marcha adjudicando a dos empresas los servicios de Evaluación de Riesgos y Planificación preventiva ¿Tienen algo que decir o aportar?

Para la segunda, por si ya no era suficiente y complejo para un profesional docente la labor de elaborar un documento con gran carga técnica y especializada como viene siendo un Plan de Autoprotección, ahora se exige una tarea extra con gran carga TÉCNICA y  SANITARIA. Y sobre todo, tras el desgaste físico, mental y emocional que los docentes han soportado en este atípico curso.

Es incomprensible la composición que se plantea para los miembros del «Equipo COVID-19», en el que no se incluye de forma OBLIGATORIA a un profesional sanitario. ¿Cómo va a discriminar un docente una fiebre común, gripe, de un caso COVID-19?

LIMITACIÓN DE CONTACTOS: Grupos de convivencia escolar.

Sin entrar en el debate de la masificación de las aulas o del aumento del número docentes por centro (no hay debate por parte de la administración), el concepto de «Grupo de convivencia escolar» dentro de la limitación de contactos es difícil de sostener desde el primer día, por ejemplo, cuando finalice el horario lectivo y ese alumnado comparta actividades con otras personas fuera del ámbito educativo ¿Cómo se controlan estos contactos fuera del horario escolar?

MEDIDAS DE HIGIENE: EPIs

Si los centros educativos están bajo mínimos, no sólo a nivel de recursos humanos sino a nivel económico, ¿cómo afrontarán el gasto en material de higiene? Gel, mascarillas, viseras de protección, mamparas, señalización…

PROMOCIÓN DE LA SALUD: Formación e Información «ANTES DE».

¿Tienen la suficiente capacidad y recursos los programas de Hábitos de Vida Saludable para solventar la Educación y la Promoción PREVENTIVA, es decir, ANTES DE? Y en los centros donde no se desarrolla este Programa, ¿cómo llega la información «ANTES DE»? Porque «después de», puede que sea demasiado tarde.

HACIA UNA NUEVA IRRESPONSABILIDAD.

Desde dosurbanas autoprotección consideramos que se va a originar un cúmulo de IRRESPONSABILIDADES:

  • Por el hecho de que la administración delegue esta tarea en los docentes, y no asuman su función de competencias.
  • Por el hecho de que los docentes asuman esta tarea sin protestar, no es su función.
  • Por el hecho de que las familias permitamos que el alumnado asista a los centros educativos sin unas garantías sanitarias.

En nuestra última entrada del blog, mencionábamos tres escenarios posibles para la vuelta al cole. Pero contemplando los recientes casos de rebrotes, nada más comenzar el período estival, con aislamientos de poblaciones de más de 200.000 habitantes, mucho nos tememos que el más que probable escenario sea el de un regreso condicionado.